Una imagen de la tumba 40 antes de su apertura

En la actualidad, la valorización del yacimiento ha proporcionado una imagen similar a la que vemos en la entrada, gracias a las planimetrías y dibujos de campo y al material fotográfico realizado en los trabajos de campo.
Respecto a la primera, la tumba 37, no poseía cubierta y mostraba su fosa sepulcral al descubierto. Este hecho hizo temer la constatación de una antigua expoliación, algo que resultó erróneo. Tiene planta trapezoidal, es de tipo «C» y posee tres lajas en cada lateral y una en cabecera y pie.

El número de inhumaciones documentadas asciende a cinco. El último de sus ocupantes estaba de decúbito supino con ambos brazos flexionados sobre la pelvis. A ambos márgenes y a la altura del cráneo se dispusieron otros dos cuyos cuerpos estaban reunidos en sendos osarios en la cabecera y pie de la fosa sepulcral. Bajo este conjunto óseo fueron depositados dos cuerpos en posición de decúbito supino.

Dos jarras se documentaron en su interior.

En cuanto a la segunda sepultura de esta entrada, la número 40, es del tipo «B» en esta necrópolis, localizándose en su interior una inhumación en pésimo estado de conservación.

A destacar la presencia al fondo de su fosa sepulcral la cubierta de una sepultura perteneciente a un infante, de escasa edad, en malas condiciones de conservación. A su lado, una jarrita muy pequeña a modo de ajuar; todo ello en una construcción de gran delicadeza en su formas, dimensiones y ejecución.

El enlace de las diapositivas en: http://www.youtube.com/watch?v=1Nypiylia_0

 

Share This