Recientemente, ediciones Pinsapar se ha hecho eco de las investigaciones en la Sima de las Palomas de Teba y Cueva de Ardales.

En pasadas entradas di cuenta de primeros resultados en destacadas revistas internacionales, congresos y reuniones.

En esta ocasión os dejo con ambas publicaciones en castellano.

Las Palomas de Teba

La Sima de las Palomas de Teba es uno de los cuatro yacimientos prehistóricos pertenecientes al mismo complejo kárstico situado en el Tajo del Molino de Teba (Málaga), conocidos por la investigación desde finales de los años setenta del siglo pasado.

Las características morfológicas de esta pequeña sima, de poco más de siete metros de profundidad, han permitido acceder a una estratigrafía paleolítica con numerosos hallazgos que demuestran ocupaciones neandertales en su interior.

Las campañas arqueológicas, abordadas durante los años 2011 y 2012 y los posteriores análisis, han documentado las características esenciales medioambientales (climas, vegetación, fauna) y humanas (con presencia de Homo sapiens neandertalesis y sapiens sapiens), aportando datos arqueométricos de un importante lote de sílex tallados que fueron usados, fundamentalmente, en labores de carnicería.

La idea de compartir este conocimiento con la sociedad tiene como objetivo fundamental colocar a este yacimiento malagueño, al que le espera un futuro importante en la investigación prehistórica del sur de la Península Ibérica, en su justo valor patrimonial, dentro de un contexto de actualización de la problemática que sigue latente en este territorio sobre el paso del Paleolítico medio al superior.

Han intervenido en estas investigaciones una veintena de instituciones internacionales y casi cincuenta investigadores de todos los campos relacionados con el estudio de la Prehistoria. 

Fuente: página de Ediciones Pinsapar.

Cueva de Ardales

La Cueva de Ardales es un conocido yacimiento prehistórico malagueño que fue incluido por el Consejo de Europa en el Itinerario Cultural “Caminos del Arte Rupestre”.

Sus manifestaciones artísticas paleolíticas son, a todas luces, de gran importancia para entender el inicio de la cultura gráfica europea.

De la misma forma, el hecho de que en su interior se depositasen numerosos restos humanos, convirtiendo la gran cueva en un lugar funerario, nos han permitido conocer, a través de la antropología de los muertos, los modos de vida de esas personas que usaron la cueva durante toda la Prehistoria.

Este libro, sin embargo, aborda la importancia de la Cueva de Ardales desde parámetros arqueológicos, como fruto de una serie de investigaciones iniciadas en 2011 y que ahora culminan compartiendo con la ciudadanía sus resultados.

Se demuestra que la cavidad y su entorno inmediato, sirvieron de refugio, desde hace más de cincuenta mil años, a los grupos de cazadores y recolectores del Paleolítico, reforzando la comprensión que de los usos como gran contenedor de Arte rupestre y depósito funerario se disponía desde 1985. Una necesaria actualización científica enmarcada en un proyecto internacional que beneficia, directamente, al conocimiento sobre los pobladores prehistóricos europeos.

Fuente: página de Ediciones Pinsapar.

Acondicionamiento y limpieza en el Complejo kárstico las Palomas de Teba  

 

Share This